El marketing de contenidos

Cuando el contenido abre las puertas de tu negocio;

Se habla mucho de que hoy en día si tu negocio, empresa o proyecto no tiene presencia en Internet estás perdiendo una de las grandes ventanas por la que miles de usuarios pueden llegar a conocer tu producto. Pero cuando hablamos de tener presencia en Internet no nos referimos a tener un sitio web o un perfil en las distintas redes sociales, también hay que llevar a cabo distintas estrategias para llegar al consumidor potencial. Dentro de estas estrategias y quizás una de las más importantes es el marketing de contenidos.

¿Qué es el marketing de contenidos?

Una forma sencilla de explicarlo sería el arte de preparar contenidos y distribuirlos de forma gratuita con la idea de atraer a posibles clientes, fidelizar a los que ya tienes y tratar de hacerles comprar tu producto o servicios. Se trata de aportar algo de valor al usuario antes de pedir algo a cambio (“Givers-Get”) y de no interrumpir como lo suelen hacer los anuncios en TV/radio o las tácticas tradicionales de marketing directo. El objetivo principal de esta estrategia es conseguir que los lectores de tu web o blog se transformen en suscriptores de tu lista de correo y así conseguir un contacto más directo con ellos, fidelizarlos, hacerlos prescriptores de tu marca, y en última instancia, convertirlos en clientes.

De lo que se trata es de generar confianza, credibilidad y autoridad con el fin de que a la hora de presentar tu oferta o producto encuentres menos resistencia en el proceso de compra. Ya sabemos que al usuario no le gusta que se le venda algo “a primera vista”.

¿Cuáles son las herramientas para lograr un buen Marketing de contenidos?

Hablamos de blogs, curso con vídeos tutoriales, newsletters via email con contenido exclusivo, un webinar, preparar un informe sectorial o un whitepaper, o sea algún tipo de PDF gratis para descarga inmediata, etc.. lo importante de todo esto es que sean gratuitos a ser posible.

Por supuesto hay que entender que el contenido que ofertemos tiene que ser de calidad, suficientemente buenos como para captar la atención de los lectores; si tu mensaje es bueno, las personas lo leen y te pagan con su tiempo de atención, en cambio si tu mensaje es malo o no logra captar la atención, nadie te leerá. Esto es lo que se denomina Economía de la Atención.

¿Cómo sacar provecho al marketing de contenidos?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que buscamos captar a potenciales clientes para que se inscriban en newsletter o se hagan suscriptores de nuestro blog, y finalmente, como colofón que se hagan clientes o compradores de nuestros productos o servicios. Pero si nos centramos en un blog, piensa que el objetivo último del blog no es cerrar ventas directamente en la mayoría de ocasiones, sino atraer gente. Se trata de desarrollar una relación con el usuario con el fin de establecer un vínculo más directo. ¿Cómo? Ofreciéndoles contenido relevante, valioso y gratuito.

Una vez que la relación ya esté consolidada y se haya establecido un entorno de confianza ya podrías plantearte el lanzar una oferta. Recuerda que sin confianza no hay ventas ni online ni offline.

Está comprobado que esta táctica es más eficaz que intentar vender algo nada más llegar a tu blog /web con un banner gigantesco diciendo “Compra”. Además piensa que algunas veces menos es más. Es mejor tener poco tráfico muy cualificado ya que será más probable que se convierta en clientes porque saben lo que haces y quien eres.

¿Es rentable el marketing de contenidos?

Para generar un buen contenido hay que documentarse, escribir una primera versión y verificar la calidad del documento hasta que llegue en forma óptima de cara al valor percibido que puede luego tener la gente que recibirá este contenido.

Como hemos dicho anteriormente, importa mucho más la calidad que la cantidad. Imagina que en tu blog o web publicas información todos los días, además tienes tres pdf gratuitos y ofreces vídeos gratuitos en Youtube. Todo este esfuerzo no obtendrá sus frutos si el contenido no es de calidad y en este caso la calidad de tus contenidos surgirá de entender correctamente cuál es la necesidad del colectivo al que te diriges, y tratar de aportar las respuestas que ellos están esperando.

Por lo tanto, piensa en la posibilidad rentabilizarlo, primero dando respuestas gratuita a esos problemas que tus usuarios no saben resolver solos y luego, en una segunda fase, creando un servicio de pago para respuestas a temas más complejos o brindar una continuidad en el tiempo, por ejemplo.

La ley de la atracción

El marketing de contenidos se basa en la ley de la atracción. Es la capacidad de atraer tráfico a tu negocio y no la de salir a cazar “clientes”. Esta estrategia permite al emprendedor decidir quiénes son sus clientes y así poder “separar la paja del trigo” más fácilmente.

Piensa que de alguna forma, si se consigue atraer tráfico que esté realmente interesado en tu actividad, lo que se está consiguiendo es escalar el potencial de venta; estaríamos cambiando un modelo presencial de venta, basado en reuniones cara a cara (1 a 1 ) por un modelo online donde entrada que publicas llega a más personas (1 a muchos).

Por eso, si estás pensando en incluir el marketing de contenidos en tu estrategia global de marketing y ventas hazlo pensando en el usuario y en el valor que tengas y no tanto en un discurso de ventas de un producto o servicio.

Fuente

Imágen