… 22 de enero, CM

Sabemos que el ranking de las redes sociales más utilizadas del mundo sitúa a Facebook en cabeza con 2.167 millones de usuarios activos/mes, YouTube con más de 1.500 millones, WhatsApp con 1.300 millones, Instagram 1.000 millones, Twitter 320 millones, LinkedIn 260 millones y Pinterest con 200 millones de usuarios. En su mayoría, el 95.1 por ciento de los usuarios acceden desde un smartphone. Ahí es nada!

Para muchos la figura del community manager se ha establecido como una “pieza clave”a través de la cual las marcas buscan una mayor identificación en el mercado mediante la generación de contenidos apropiados y de la interacción con un público que se involucra cada vez más. La creatividad, la dedicación, la profesionalidad y la pasión juegan un papel determinante en todo ésto.

También sabemos que cada día se celebra algo en el mundo, y para bien o para mal, el 22 se celebra desde hace unos cuantos años el día Día Internacional del Community Manager (CM).

No obstante, como todo en la era de la digitalización, nos encontramos ante una profesión en constante transformación y movimiento que requerirá de nuevas habilidades en un futuro.

Todo CM debe saber planificar sus campañas, acciones y publicaciones con anticipación. Es más, el mantra “content content content” suena sin cesar porque es el “rey”. Hay que trabajarse contenidos de calidad y esa tarea requiere una labor precisa, constante, creativa y llamativa. Por ejemplo, tener conocimiento sobre las temporadas y los días específicos permite planificar la creación de contenido temático y especial, basado en/para la ocasión ya que las personas navegan por sus redes sociales cualquier día y a cualquier hora.

Es común que las empresas que empiezan a involucrarse y a tomarse Internet como algo serio que ha venido para quedarse, cometan el error de creer que un community manager es todo lo que necesitan.

Un community manager es solo un “actor importante” dentro de la estrategia de marketing digital de la empresa donde su papel contribuye de manera decisiva a hacer branding (aquello que se proyecta, aquello que se percibe). Hacer marca, como se suele decir, es aquello que dicen de uno cuando uno no está delante.!! Si nos referimos al marketing digital, las redes sociales corresponden solo a una pequeña parte del ecosistema y en esa pequeña parte, es donde está el community manager.

Todo lo demás requiere otro tipo de personas, plataformas, presupuesto, estudios, etc. Las redes sociales sirven como canal de comunicación, para estar en contacto con los usuarios y son una pieza clave para tener su atención, pero no son el todo.

La estrategia de estar todo el tiempo vendiendo en redes sociales es algo muy complejo, pues no son un espacio diseñado para vender y la gente se aburre de tanto ‘push’.

Un CM intenta contribuir, formando parte del equipo de esas empresas que tienen como objetivo utilizar las redes sociales para hacer a una marca memorable, comunicarse con sus clientes, informar, entretener, generar valor a sus consumidores o crear una comunidad en torno a su producto/servicio.

Photo by Edu Lauton

Trabajar con empresas cuyo único objetivo en redes sociales es vender es considerar de forma errónea que un CM es un vendedor. La empatía, la sutileza, la oportunidad, el valor y la transparencia son armas para la seducción de todo profesional y su rol contribuye y suma para diferenciarse y para fidelizar. Son esos que logran que la marca en cuestión sea la primera que se venga a la mente de alguien cuando la necesita.